Camino de Amor



De qué me sirve rezar si Dios no me responde?


Si una persona deja de comer o se alimenta mal, su salud se resiente; si uno no lee y se cultiva intelectualmente, su cultura se resiente y nos volvemos superficiales; si un cristiano abandona la oración, se agota su vida interior y se vuelve mundano.

Hay cosas de las que uno advierte su necesidad cuando las ha perdido.

Jesús ocupaba mucho tiempo en la oración, en coloquio con el Padre, y nos confió la oración de los hijos de Dios que el mismo Espíritu suscita en nosotros.

La oración requiere un aprendizaje. A menudo en la catequesis logramos con gran esfuerzo que los niños aprendan de memoria las principales oraciones del cristiano, pero ¿suscitamos en ellos una verdadera experiencia y dinámica de oración? Enseñar a rezar de verdad el Padrenuestro no es tarea fácil…

Si quiere orar, busque su propósito de manera metódica y planificada. En primer lugar, dedicando tiempos y espacios propicios para la oración que cada uno debe escoger prudencialmente y a poder ser bajo la guía de una persona experimentada en este terreno.

La oración vocal requiere un esfuerzo de atención. Ser muy conscientes de que nos dirigimos a Dios y de lo que le decimos. También saber escuchar al Señor.

No es que Dios no nos hable, sino que no estamos suficientemente atentos para discernir su palabra.

Acostúmbrese a meditar cada día un fragmento de los Evangelios. La meditación y el silencio ayudan mucho y, por supuesto, la atención al discernimiento.

Dios suele hablarnos a través de los pensamientos y sentimientos que suscita en nosotros.

Los maestros espirituales insisten en que para avanzar en el camino de la oración siempre hay que empezar con la compañía de un buen guía.

Como sacerdote, una de las experiencias más consoladoras es atender personalmente a cristianos que buscan sinceramente crecer en la fe y en la vida espiritual y piden ayuda y consejo.

Fuente: http://es.aleteia.org/2016/03/17/de-que-me-sirve-rezar-si-dios-no-me-responde/