Camino de Amor



El Papa Francisco en Guayaquil, Ecuador: "La familia necesita este milagro"


El papa Francisco pidió rezar en la misa de Guayaquil, Ecuador, por el Sínodo de los obispos que será en octubre para que "se encuentren soluciones concretas a las dificultades y desafíos que enfrenta la familia".

En la homilía de la misa que se celebró en el parque Samanes que estuvo dedicada a la familia, Francisco pidió oraciones para que los obispos puedan "madurar un verdadero discernimiento espiritual y encontrar soluciones a las muchas dificultades e importantes desafíos que la familia debe afrontar en nuestros días".

Y agregó: "Les invito a intensificar su oración por esta intención, para que aún aquello que nos parezca impuro, Dios lo pueda transformar en milagro". "La familia necesita este milagro", sostuvo a propósito de los desafíos del Sínodo.

El papa exigió este lunes en su primera misa multitudinaria en el parque Los Samanes de Guayaquil brindar más ayuda y servicios sociales a la familia, afectada por la "falta de amor, de trabajo, enfermedades y problemas".

No se trata de "limosna" sino de una "deuda social", dijo Francisco.

"Cuántos ancianos se sienten dejados fuera de la fiesta", "cuanta mujer sola y entristecida se pregunta cuándo el amor se fue, se escurrió", afirmó el papa, quien dedicó la homilía a los males de la familia moderna, uno de los grandes retos de su pontificado.

"La familia es el hospital más cercano", clamó ante las más de 600.000 personas que escucharon sus palabras bajo un sol abrasador.

"Las bodas de Caná se repiten en cada generación, con cada familia, con cada uno de nosotros y nuestros intentos por hacer que nuestro corazón logre asentarse con amores duraderos, fecundos y alegres", dijo.

"En el seno de la familia nadie es descartado", en ella se aprende a "dominar la agresividad y la voracidad", a "pedir perdón cuando hacemos algún daño", dijo.

"La familia constituye la "gran riqueza social", que otras instituciones no pueden sustituir, que debe ser ayudada y potenciada, para no perder nunca el justo sentido de los servicios que la sociedad presta a los ciudadanos", agregó.

Durante la misa también se refirió a María, diciendo que no es una "suegra" que nos vigila para alegrarse con "nuestras impericias o errores o desatenciones". "¡María es madre!: Ahí está, atenta y solícita", dijo en el parque de los Samanes antes cientos de miles de personas".

"María es madre, que bonito suena", exclamó Francisco, quien exhortó a los fieles a repetirlo varias veces improvisando así sobre la homilía preparada.

El pontífice argentino explicó como en aquella ocasión "María acude con confianza a Jesús, María reza. No va al mayordomo; directamente le presenta la dificultad de los esposos a su Hijo" o va "a las amigas a criticar la falta de vino".

"Su premura por las necesidades de los demás apresura la hora de Jesús", agregó.

Además, dijo el papa, María supo "transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura" y "nos recibió como hijos cuando una espada le atravesaba el corazón".

Fuente: Ecuavisa