Camino de Amor



¿Qué dice la Biblia sobre el alcohol y las drogas?


En este momento en el que se ha disparado el consumo de drogas en los niños y jóvenes en el Ecuador. Tiempo crucial como nunca lo ha vivido nuestro país, donde cada vez son mas los jóvenes muertos por este mal.

Nos detenemos un momento y repasamos lo que dice la palabra de Dios sobre esta substancias.

Las drogas, aun las que se derivan de productos naturales, no existían en los tiempos bíblicos en las formas y niveles de concentración que existen hoy en día. Por eso la Biblia no habla de las drogas directamente. Pero sí, se puede aplicar muchas de las mismas lecciones sobre el abuso del alcohol en la Biblia a las drogas hoy.

En breve, Efesios 5:18 nos dice: No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución. La palabra ‹‹disolución›› traduce una palabra griega que significa una vida sin disciplina, fuera de control, que llega a su propia destrucción. Así son las consecuencias del abuso del alcohol y la droga. En cambio nos manda: Antes bien sed llenos del Espíritu. Note bien que Pablo pone la disolución por el alcohol (o la droga) como opuesto al Espíritu. Es decir, uno no puede ser lleno del Espíritu de Cristo y el alcohol (o la droga) a la vez. Un camino lleva a la disolución, la pérdida y la destrucción; el otro lleva al dominio propio, la claridad de pensamiento según la palabra de Jehová, la responsabilidad y la bendición.

Por el enlace entre el alcohol y las drogas, también es pertinente 1 Corintios 6:9-11: ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos (y por extensión, los drogadictos), ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios (1 Corintios 6:9-10). Que no se engañen; los que practican esos pecados no tienen parte en el reino de Dios.

Parecería una declaración sin esperanza si no fuera por el próximo versículo: Y esto eráis algunos (1 Corintios 6:11). Es decir, Pablo, que había fundado la iglesia de los corintios, los conocía bien y sabía que algunos de ellos antes calificaban ser fornicarios, adúlteros, afeminados, borrachos, etc. Pero por el poder de Jesucristo se arrepintieron: Mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios (1 Corintios 6:11). ¡Ahora tienen la misma justificación ante Dios por fe en Jesucristo que cualquier otro cristiano que no había practicado esos pecados!

Jesucristo nos salva no sólo de la culpabilidad del pecado sino de su dominio también: Según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la lay del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro... Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu (Romanos 7:22-25; 8:1).

Fuente: http://www.lafeencristo.org/pregunta-iquestqueacute-dice-la-biblia-sobre-las-drogas.html