Camino de Amor



El Papa Francisco visita por sorpresa un barrio pobre a las afueras de Roma


«Salió del vehículo y la gente se sorprendió cuando le vieron frente a sus viviendas», ha dicho el párroco Aristide Sana, que se trasladó a toda prisa al lugar cuando se enteró en el último minuto de la parada imprevista del Papa.

Las imágenes televisivas mostraron a Francisco rodeado de personas, en su mayoría de Perú y Ecuador, según ha agregado Sana. «¿Cuántos de ustedes aquí hablan español?», preguntó el Pontífice.

Sana, cuyos feligreses llevan comida y ropa al poblado, ha afirmado que en la comunidad, compuesta por unas 150 personas, también vive gente procedente de Rusia, Eritrea, Ucrania y Polonia.

El Papa, que ha hecho de la preocupación por los pobres el pilar central de su papado, era conocido en Buenos Aires por sus frecuentes visitas a las «villas miseria» de la ciudad.

El papa Francisco come con los pobres en Molise

El papa Francisco saludó y bendijo a los enfermos y discapacitados de la región italiana de Molise (centro), durante su quinta visita pastoral en su primer año de pontificado.

El papa argentino recorrió las calles de la provincia de Campobasso (Molise) hasta la catedral para reunirse con algunos enfermos y personas con discapacidad, y darles su bendición.

Francisco recorrió Campobaso en su papamóvil, saludando a los miles de fieles que le aplaudían y gritaban su nombre desde aceras, balcones y ventanas.

Tras intercambiar unas palabras con estos enfermos, se dirigió a la sede de Cáritas en Campobasso, para almorzar con los pobres que reciben diariamente asistencia por parte de esta organización católica sin ánimo de lucro.

El papa Francisco partió hoy desde su Basílica en la Ciudad del Vaticano para celebrar una jornada en favor del trabajo.

Por ello, esta mañana pronunció una homilía delante de 80.000 fieles católicos que acudieron al antiguo estadio de Romagnoli para escuchar su mensaje, según cifras de los organizadores.

En su homilía, el máximo representante de la Iglesia católica afirmó que el paro “es una plaga que requiere el esfuerzo de todos” e instó a las instituciones y a las empresas a realizar un esfuerzo para fomentar el empleo.

“Este problema es un desafío que precisa, particularmente, de una responsabilidad por parte de las instituciones, el mundo empresarial y el financiero”, afirmó el máximo representante de la Iglesia católica.

Y prosiguió- “Es necesario poner la dignidad de la persona humana en el centro de cada perspectiva y cada acción”.

Francisco también mantuvo un encuentro con los jóvenes universitarios y trabajadores del mundo de la industria, a los que dirigió unas palabras en pro del trabajo.

La ausencia de empleo “implica la pérdida de la dignidad humana. El problema de no trabajar no es el de no ganar dinero para comer, porque podemos acercarnos a organizaciones como Cáritas y nos dan alimentos. El problema es no poder llevar el pan a casa, es perder la dignidad”, señaló entonces el obispo de Roma.