Camino de Amor



Dios exhorta al hombre a la conversión


El obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Raúl Martorell, comentó el evangelio dominical del cuarto domingo de Cuaresma. El prelado consideró que la liturgia propone descubrir que la salvación está próxima e invitó a reconocer la necesidad de amar a Dios, creer en Él y en su obra salvadora.

El obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Raúl Martorell, comentó el evangelio dominical del cuarto domingo de Cuaresma. El prelado consideró que la liturgia propone descubrir que la salvación está próxima e invitó a reconocer la necesidad de amar a Dios, creer en Él y en su obra salvadora.

Monseñor Martorell comentó que la ira de Dios hacia su pueblo Israel, que se manifiesta en la destrucción del templo y la deportación a Babilonia, es solo una manifestación más de su misericordia. “Dios quiere que el castigo, pedagógicamente, lleve al pueblo al arrepentimiento y vuelva a Dios con todo su corazón y alma”, explicó.

Comentando el Evangelio según san Juan, el obispo explicó que el amor de Dios es tal que lleva al apóstol a afirmar que Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. También afirmó que habrá una condenación, pero será para el hombre que libremente rechace a Dios.

"El que rechaza a Cristo Redentor se excluye a sí mismo de la salvación. Entonces el juicio de Dios no hará sino simplemente ratificar la elección que ha hecho el hombre desde su libertad. La inmensa bondad de la gracia y del don de la bondad de Dios manifiesta cuán grande es la responsabilidad de aquél que rechaza el don divino o abusa de éste con ligereza. Es tan grande el amor de Dios y su bondad que nunca podrá el hombre acogerlo con la gratitud que se merece", sostuvo.

Fuente: http://www.aica.org/16839-dios-exhorta-al-hombre-la-conversion-dice-mons-martorell.html